Pilotajes

Plena inclusión Aragón, a través del 0,7% IRPF Estatal, está desarrollando 9 pilotajes encaminados a implantar y evaluar metodologías y programas de atención innovadores para personas con discapacidad intelectual en sus entidades miembro. 
 
Los modelos de prestación de apoyos a personas con discapacidad han ido evolucionando a lo largo del tiempo, de manera que en la actualidad es innegable el acento que se pone en el empoderamiento de las personas con discapacidad, en la defensa de los derechos de la Convención, en su participación total en la sociedad como ciudadanos de pleno derecho, en la importancia de formar parte y participar activamente en su entorno comunitario, en la necesidad de ofrecer apoyos individualizados y personalizados… en definitiva, en ofrecer servicios centrados en la persona que permitan que cada una pueda desarrollar su proyecto de vida.
 
Por todo ello, desde Plena inclusión Aragón (junto con la Confederación y la participación de otras Federaciones del movimiento asociativo) vamos a poner en marcha las siguientes EXPERIENCIAS PILOTO.
  • Apoyo Activo
  • Apoyo Conductual Positivo
  • Talleres de Autodeterminación
  • Planificación por Adelantado
  • Red para la Educación Inclusiva
El objetivo de los Pilotajes es implementar en la práctica cotidiana modelos que han demostrado su efectividad en contextos más controlados. Estos pilotajes se realizan en servicios concretos que deciden voluntariamente desarrollarlos con equipos específicos creados a tal fin y con un interés compartido.
 
Cada servicio participante tiene que crear un grupo de trabajo transversal, formado por diferentes personas que se encargan de (y lideran) la implementación de ese pilotaje en su día a día, siguiendo el diseño planteado. Asimismo, este grupo fomenta la puesta en común y el compartir la experiencia en cada una de sus fases con el resto de servicios participantes en ese pilotaje, así como con Plena inclusión Aragón. De esta forma, los diferentes servicios implicados generan un proceso de aprendizaje compartido y ajustan su práctica en función de los resultados que van analizando.
 
En los pilotajes se utiliza una metodología común y un sistema compartido de valoración para generar aprendizaje, extraer conclusiones sobre su efectividad en la práctica cotidiana, para luego compartirlo con otros servicios y difundir el conocimiento generado.