Noticias




Tener una discapacidad intelectual no me ha impedido criar a mi hija

Fecha: 02/08/2016
Tener una discapacidad no está necesariamente reñido con la paternidad o maternidad. De hecho así se recoge en la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad.

Allí se especifica que deben decidir voluntariamente si desean casarse, formar una familia así como el número de hijos que quieren tener y el tiempo que transcurre entre un nacimiento y otro. Además, "deben tener acceso a información, educación sobre reproducción y planificación familiar apropiados para su edad, y se ofrezcan los medios necesarios que les permitan ejercer esos derechos".

En esta situación se encuentra M. G. M. Este hombre de 48 años no tuvo ningún problema en ejercer todos sus derechos y a día de hoy disfruta de "lo más bonito" de su vida: su hija. 

La decisión de tener descendencia fue algo muy pensado y deseado. “Mi exmujer y yo teníamos la ilusión de tener un hijo. Así que no dudamos en dar el paso”, especifica. Para aquel entonces, este zaragozano todavía no era consciente de su discapacidad. “Tenía problemas para memorizar, me costaba retener lo que leía, pero hasta que no me hicieron unas pruebas hace unos años, no lo supe”, explica.

Durante todos estos años, él y su exmujer han sido los que se han encargado del cuidado de la pequeña. “La familia nos ayudaba si necesitábamos algo, pero los llamábamos poco. Lo normal en cualquier matrimonio”, recalca. De este modo, M. G. M. muestra cómo tener determinado tipo y grado de discapacidad no imposibilita tener hijos y poder hacerse cargo de ellos.

Fuente: Heraldo de Aragón 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

aquí

PLENA INCLUSIÓN ARAGÓN FIRMA UN ACUERDO DE COLABORACIÓN CON ALDRO ENERGÍA UNIC Entidades miembro Formación feapsaragon