Vida independiente

Vida independiente

¿Por qué un programa para la vida independiente de las personas con discapacidad intelectual?

De forma general, el programa de apoyo para la vida independientepretende formar una bolsa de voluntariado que prestará apoyos individualizados a las personas con discapacidad intelectual para conseguir sus metas o deseos, mediante una metodología innovadora en Aragón (Planificación Centrada en la Persona), que permitirá mejorar la calidad de vida de las PDID y sus familias de una forma inclusiva en su entorno comunitario. 

La misión del movimiento Plena inclusión es contribuir, desde nuestro compromiso ético, con apoyos y oportunidades, para que cada persona con discapacidad intelectual o del desarrollo (a partir de ahora "PDID") y su familia puedan desarrollar su proyecto de calidad de vida, así como a promover su inclusión como ciudadanas de pleno derecho en una sociedad justa y solidaria.

En nuestro Plan Estratégico 2017 – 2020, hemos hecho una apuesta radical por la ciudadanía de las PDID, siendo una de las estrategias la puesta en marcha de programas de atención personalizada.

El modelo de prestación de apoyos basado en centros y servicios ha sido un logro fantástico, sin ningún género de dudas. Pero también creemos, que es el momento de iniciar las reflexiones y los pilotajes para una evolución del modelo.

Las PDID requieren de las organizaciones un salto hacia una apuesta por un modelo más centrado en la persona, con un claro sentido de participación comunitaria y basado en derechos, tal y como ya se da en otros países de Europa.

En definitiva hablamos de prestar los apoyos necesarios para que las PDID puedan desenvolverse de forma autónoma en la comunidad en todos los ámbitos de su vida: empleo, vida independiente, tiempo libre, formación, relaciones sociales, etc.

Porque las PDID son ciudadanos de pleno derecho; tienen que estar en el centro de todas las actuaciones que les afecten; tienen que priorizarse sus necesidades e intereses; tienen que desarrollar su vida en la comunidad y no al margen de ella. Solo asegurando estos “tienen”, conseguiremos mejorar realmente su calidad de vida. 

Gracias a este programa de apoyo para la vida independiente, intentaremos alcanzar los deseos o metas de las PDID, que van desde encontrar un trabajo, a comprar su propia ropa, tener amigos sin discapacidad, ir al cine,  o vivir de forma independiente… entre otras muchas.

¿Cómo lo hacemos?

Para cada persona con discapacidad intelectual se creará un grupo de personas de apoyo, integrado por el coordinador del proyecto, un voluntario/a, un familiar y la propia persona con discapacidad intelectual. Entre todas ellas, irán analizando las metas de la propia persona, para desarrollar estrategias y buscar los apoyos para realizarlas.

Además, este apoyo continuado, permitirá de forma indirecta, que las personas con discapacidad intelectual usuarias de este servicio vayan ganando en autonomía personal, dado que la pretensión última es la de ir dejando de prestar apoyos para que sea la propia persona la que participe de forma autónoma.

La captación, acogida, mantenimiento y seguimiento del voluntariado será fundamental, dado que serán las personas voluntarias las que presten una gran parte de estos apoyos puntuales… las que acompañarán al cine a la persona, a una actividad de baile en la academia del barrio, a comprar su ropa al centro de la  ciudad o a acompañarla a la puerta de las empresas para entregar su currículum.